enzimas mensajeras

Se trata una mascarilla, que gracias al trabajo realizado por las enzimas mensajeras incluidas en su fórmula, elimina toxinas, e impurezas, refresca, alisa y recarga de juventud el sistema celular  de la piel en 45 minutos. 

Su efecto flash es inmediato, pero sus resultados son progresivos y se prolongan en el tiempo durante días. Es un tratamiento perfecto para una ocasión especial incluso como protocolo integral antiedad.

Un tratamiento que logra unos resultados reales actuando en la piel y que consigue una belleza natural a partir de vitaminas, aminoácidos, proteínas, enzimas y potentes antioxidantes, la clave de la protección celular.

Elimina la acumulación de particulas muertas que dan a la piel un aspecto cansado y opaco, los resultados tras el tratamiento son luminosidad, firmeza, relajación, la piel se verá muy radiante y recobrará su aspecto joven. Consiguiendo restaurar, drenar y mejorar la circulación vascular proporcionando nutrición y oxigenación celular. Es el tratamiento escogido por las celebrities para lucir más jóvenes.  pide tu cita para tus enzimas mensajeras

¿QUÉ ES UNA ENZIMA?

Las enzimas son catalizadores biológicos de la naturaleza.
Los terapeutas/esteticistas e incluso los médicos creyeron comúnmente desde hace muchos años que las enzimas no eran aptas para ser aplicadas en la piel, ya que eran moléculas enormes. Las moléculas de proteína son muy grandes para penetrar en la piel. Pero el hecho es que las enzimas no son proteínas al igual que para una bombilla no es la electricidad. Los tratamientos enzimáticos para la piel EMPLEAN proteínas procedentes de plantas y algunas de animales que actúan como catalizadores orgánicos para iniciar o acelerar reacciones químicas específicas.

consejos para cuidar tu piel

  • Es recomendable el baño diario porque facilita la eliminación de escamas, que son partículas celulares muertas de la superficie de la piel, para así facilitar la absorción de los productos hidratantes.
  • Utiliza jabones y champús específicos, libres de detergentes, así como lociones e hidratantes después de la ducha.
  • No utilices agua muy caliente, porque deshidrata más la piel.
  • Enjabónate donde has aplicado tratamiento para evitar que pueda quedar depositado en los poros de las zonas pilosas.
  • Debes aclararte bien y sobre todo no utilices nunca esponjas, guantes de crin ni cepillos para rascarte la espalda porque pueden agredir la piel y facilitar la entrada de microorganismos de nuestra piel contraproducentes para las placas de psoriasis.
  • Cuando te seques, hazlo con toques suaves con la toalla y evita frotarte. Es aconsejable el uso de un albornoz o toalla de algodón. Se recomienda secar muy bien los espacios entre los dedos y donde haya pliegues, pero en otras zonas lisas las puedes dejar un poco húmedas para que sea más cómoda la aplicación de la loción hidratante.
  • Después de la ducha es un momento perfecto para aplicar tratamientos tópicos o hidratar la piel en general.
Ir arriba